Archivos de la categoría ‘Uncategorized’


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:6.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
text-align:justify;
line-height:150%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

Que Jesús llame a la iglesia su esposa, muchas veces tiene poco significado e importancia para nosotros y sólo llegamos a comprender un poco de ese sentimiento cuando nos casamos (Efesios 5:25-32).  Para El, la iglesia no es sólo un edificio, congregación, denominación o tradición, donde acudimos el domingo en la mañana para acallar nuestras conciencias.  Para El, es la familia de Dios en todo el mundo, compuesta por todos aquellos que han recibido el regalo de la salvación por gracia, sólo a través de la fe en Jesús.
           
¿Cuánto ama Cristo a la Iglesia?, pues, la ama tanto que se entregó a sí mismo por ella, y no conforme con ello, esta de continuo obrando para purificarla y prepararla para la eternidad.  El amor de Cristo por su iglesia no es cambiante como el suyo y el mío, (hoy estoy bien, voy a la iglesia; mañana mal, me quedo en casa), es eterno y paciente.
            En el pasaje de Efesios  arriba mencionado, termina con una referencia a Génesis 2, que dice que en el matrimonio, el esposo y la esposa se vuelven una sola carne.  Luego Pablo nos dice que el pasaje de Génesis en realidad hace referencia a Cristo y la iglesia, entonces ¿forma usted parte de la Iglesia de Dios? ¿Es usted miembro de su cuerpo? ¿Es una sola carne con Cristo?, pero debe estar consciente que el venir un día a la semana o venir todos los domingos en la mañana, no le hace una sola carne con Cristo, sino la pasión y el compromiso que usted tiene con lo que Cristo ama: su Iglesia.
            ¿Ama usted lo que Cristo ama? Los cristianos por lo general hablan de querer tener un corazón para los perdidos y alcanzar el mundo para Cristo, este es un buen deseo ¿pero, no debe comenzar por tener un corazón sincero por la Iglesia de Dios? Duro como suena, pero usted no puede amar a los perdidos, sino ama lo que Dios amó y le dejó para glorificar su santo nombre; y considere, con el tiempo, el amor de Dios no ha disminuido por su Iglesia, por el contrario, cada día va en aumento.  Por lo tanto, mi amigo, piense globalmente y ame localmente; es decir, es bueno pensar en la salvación del mundo entero y trabajar por ello; pero no descuides el amor a tu iglesia local, es el único lugar que evita que el cristiano “no sirva para nada”.
Con esto en mente veamos un perfil de compromiso con la Iglesia local que Dios nos ha dado:
1.    Únase de forma oficial.
No basta con asistir a la iglesia los días domingos, necesita unirse a la iglesia de manera formal y oficial, para que los pastores y demás miembros sepan que usted forma parte del equipo.  Además requiere cumplir con el pasaje de Hebreos 13:17, urge a los cristianos obedecer a sus líderes, recibiendo entonces los beneficios espirituales que vienen de tener pastores que se ocupan de velar por nuestras almas.  Pero no podemos hacer esto, si no nos hemos unido a una iglesia con toda seriedad o si asistimos sólo eventualmente.
Una vez, se haga miembro de una iglesia, eche raíces, tenga en mente: “estoy aquí, pongo todo de mi y confío mi futuro a Dios”.
2.    Haga de la iglesia local su prioridad
Construimos nuestras vidas alrededor de nuestras prioridades.  Construir su vida alrededor de la iglesia significa hacer de ella la esencia de su vida, entorno a la cual girarán sus intereses secundarios.  Por desgracia, para muchos cristianos sus prioridades para son el juego de fútbol de los niños, el picnic familiar, dormir hasta tarde, el día de las madres, del padre y de los niños, ¿Dónde queda Dios en todos estos eventos, no debería El ser el centro de todas estas actividades que realiza? ¿qué puede ser más importante para usted el día domingo que venir alabar a su Dios?.
            Es fácil ver que la iglesia debiera ser más importante que el futbol., aunque para algunos el futbol es su dios, pero y ¿si se trata de tu empleo o de su barrio? muchas personas se mudan con facilidad y frecuencia buscando un mejor clima o mejor nivel de vida para su familia, sin siquiera tomar en cuenta la iglesia…¿Qué lamentable que pensemos lo mismo cuando se trata de la iglesia.
3.    Intente que el trabajo de su pastor sea de gozo.
Una parte del compromiso que usted decidirá tomar o dejar implica apoyar a sus pastores.  Con frecuencia notamos cristianos que ruegan por tener buenos líderes; pero también debemos rogar a Dios por ser buenos seguidores. 
Hebreos 13:17, este pasaje nos recuerda que los pastores rendirán cuenta ante Dios por el modo en que se ocuparon de nuestra vida espiritual.  Note que el pasaje es referido al ámbito espiritual y no secular ni personal y que además Pablo utiliza una similitud “como” quienes han de dar cuenta a Dios; es decir, toda la responsabilidad de su vida espiritual, no reposa sobre el pastor, usted es el principal responsable de su vida espiritual; pero el resto de la responsabilidad, la tienen los pastores, pero usted procurar hacerles el trabajo más fácil. Y por supuesto que se hará más fácil y placentera en la medida en que usted sirva a Dios con todo su corazón.
4.    Encuentre modos de servir a Dios en la iglesia.
Servir es darse a sí mismo, su energía, tiempo, dones y talentos.  En 1 Pedro 4:10 se nos dice “cada uno según el don que ha recibido, minístrelos a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”.  Servir es el camino más rápido para lograr el sentido de pertenencia  en su iglesia.  Es también la mejor manera de construir relaciones, no sea un simple espectador, no le tenga miedo al compromiso, Dios se comprometió con usted para salvarle y por ese compromiso es que hoy goza del regalo de la vida eterna.
Me parece que nos equivocamos cuando pensamos que no podemos hacer nada en la iglesia, por muy pequeña que sea, todos tenemos diferentes dones y talentos y podemos ponerlos al servicio del Señor, no todos son llamados a ser maestro, pastores, ujieres, diáconos, etc.; porque si no ¿dónde estarían los que tienen el don de exhortación, los misericordiosos, los que presiden, los hospitalarios, entre otros?, de manera que no todos necesitamos un área física y específica de la iglesia para poner en práctica nuestros dones, sólo requiere de compromiso y pasión con Dios para hacerlo.
5.    Dé.
El dinero es un retorno tangible de lo que hemos invertido de nosotros mismos en tiempo, dones, capacidades y talentos. Así que si usted no da de su tiempo que es un recurso natural no renovable, mucho menos dará en recursos monetarios.  Para el cristiano dar dinero es una expresión muy significativa de la adoración, es una manera de ofrecer nuestras vidas a Dios diciéndole a El que confiamos y reconocemos que todo le pertenece.  De allí la necesidad de darle la importancia que tiene a la recolección de los diezmos y ofrendas, y, no verlo como una actividad más que complementa la programación… ¿Qué tal si no recolectáramos las ofendas todos juntos? Sino que hubiera un lugar aislado, a parte donde cada cristiano depositará sus ofrendas, ¿Qué diría Dios de usted? ¿apartó entre semana una porción especial para Dios, seleccionada con amor y sacrificio?
Malaquías 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”
            Por ser la iglesia el lugar donde nos nutrimos espiritualmente, debiera ser el primer lugar donde invertir nuestras finanzas.  Si usted jamás ha dado el paso de obedecer  a Dios a través de dar dinero con fidelidad, este es el momento para comenzar hacerlo.  Recuerde que donde esta su tesoro, allí también estará su corazón (Mateo 6:19-20), aquí esta el principio de su tesoro.
6.    Conectarse con las personas.
La pasión por la iglesia implica sumergirse en la comunidad de la iglesia local.  Significa vivir con otros cristianos formando relaciones que se extiendan más allá del edificio de la iglesia y de las funciones oficiales de la misma.
La palabra del Nuevo Testamento para esta experiencia es comunión.  La comunión no se trata sólo de dos o más personas en una misma habitación.  La comunión es una experiencia relacional cristiana muy singular.  La comunión es participar juntos en la vida cristiana y verdades hechas posibles por el Espíritu Santo a través de nuestra unión con Cristo.
Aquí enumero aquello que estamos llamados a hacer en nuestras relaciones con otros cristianos.  Hemos de:
·         Amarnos los unos a los otros (Juan 13:34)
·         Dedicarnos los unos a los otros (Romanos 12:5)
·         Honrarnos los unos a los otros (Romanos 12:10)
·         Regocijarnos los unos con los otros (Romanos 12:15)
·         Servirnos los unos a los otros (Gálatas 5:13)
·         Ayudarnos los unos a los otros a llevar nuestras cargas (Gálatas 6:2).
·         Perdonarnos los unos a los otros (Efesios 4:32)
·         Alentarnos los unos a los otros (1Tesalonocenses 5:11)
·         Ofrecernos hospitalidad de los unos a los otros (1 Pedro 4:9)
·         Orar los unos por los otros (Santiago 5:16).
·         Confesar nuestros pecados los unos a los otros (Santiago 5:16).

Publicado: marzo 15, 2010 en Uncategorized
Watch live streaming video from ibsj at livestream.com

El día de hoy,  nuestro hermano Fares, público una entrada muy atinada con respecto a nuestra iglesia y en contraste directo con el resto de las iglesias en Venezuela. No es que seamos algo especial, por el contrario, somos simples siervos de Jesucristo que desean hacer su voluntad. 

Aquí les comparto:

En la IBRC verás que el centro de la adoración y la gloria no serán para un pastor presidente; sino que la gloria entera en la adoración es para Dios. Jesucristo es el Pastor de nuestra Iglesia, y además, no creemos en un gobierno e Iglesia centrados en una figura única, sino en una jefatura plural de ancianos, pastores u obispos cuya fe es igualmente preciosa que la de los santos que allí congregan. Lo contrario es extraño a la enseñanza Bíblica de los apóstoles y está demostrado que el sistema anti apostólico presidencial del pastor único ha degenerado en gran parte de la tragedia de las Iglesias actuales con el autoritarismo, sectarismo, y abusos de poder entre otras cosas.

La música que escucharás quizá te parezca anticuada, pero estamos convencidos de que Dios ha determinado que se le adore entre otras cosas con salmos, himnos y canticos espirituales. ¿Diezmos?, Tampoco escucharás de una colecta pública sino que cada hermano dará como ha propuesto en su corazón, ofrendas de gracia en el día del Señor, el primer día de la semana. Los hermanos irán y colocarán en una caja sus ofrendas para los santos sin escribir sus nombres no sea que pierdan su galardón y Dios no sea glorificado, ¿Por qué habrían de hacerlo?, ellos darán en secreto.

Tampoco verás en medio de nuestra pequeña manada a un ministro haciendo del púlpito un lugar de humoristas y de entretenimiento, shows o de enseñanza de psicología o un lugar de historietas, chismes o mentiras, ni tampoco y mucho menos de enseñanza legalista y farisaica fundamentalista. Verás a hombres de Dios consumidos por una pasión y un celo por la Gloria de Dios, exponiendo versículo a versículo la Palabra de Dios, nada más.

Verás a una Comunidad de Gracia donde abunda el primer amor, y un grupo de creyentes que adoran al Dios de la Biblia voluntariamente y se glorían en Jesucristo y que proclaman doquier el Evangelio de la gracia verdadera para salvación de los perdidos. Nosotros nos adherimos a la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689, ¿Quieres saber más?, Estás invitado a nuestra Iglesia Bautista Reformada de Caracas (IBRC), escríbenos: farespalacios@gmail.com, o llama a los números 0416 204 1418, y 0212 631 1968, y no olvides visitar nuestra web: http://www.ibrcaracas.com/

Atte. Fares Palacios      

Debido a la pregunta que un lector me hizo: “¿Debo permanecer en una congregación donde el modelo de gobierno es de un solo pastor?”  Debo decir que responder directamente esta pregunta es algo complicado, no por la pregunta en sí misma, sino porque desconozco las condiciones y circunstancias  de quien me pregunta.
Lo que sí le puedo asegurar, es que esa práctica anti bíblica la cual no tiene más de 150 años. Los creyentes de Europa que poblaron América entre 1450 y 1700 (Fechas aprox.), sus congregaciones eran de gobierno plural; Los congregacionalistas, los metodistas, los presbiterianos y en el 1750 los bautistas particulares.  Si nos vamos a los tres primeros siglos y tiene la oportunidad de leer las cartas de los Padres de la iglesia primitiva, verá también como ellos cuando escribían a una iglesia (Singular) se dirigen a sus ancianos (plural). Policarpo, Justino Martí, Alejandro de Cirene, entre otros.
Le puedo recomendar varios libros: Historia del Cristianismo, Tomo I y Tomo II, por Justo Gonzales;  Liderazgo bíblico de ancianos, por Alexander  Strauch; El Plan del Señor para la Iglesia, por John MacArthur. Le dejare un link de un librito que se llama el Pastor reformado, descárguelo aquí
Yo hace un tiempo escribí acerca del tema, así que le dejo los tres  links:

¿Es bíblico o postmoderno el gobierno eclesiástico de la iglesia donde congregas?

¿Qué significa rendir cuentas?

Publicado: marzo 6, 2010 en Uncategorized

En esta ocasión les comparto esta reflexión de una hermana de nuestra iglesia, en Caracas Venezuela. 

Por Aniluc Franco.

En algún momento de tu vida dejastes de confiar en una mujer porque le confiastes un secreto y ya dejo de ser secreto porque paso a otra persona, y si confiastes en un hombre te volviste vulnerable al sexo opuesto. Por lo tanto, no dices nada. Mira, no dudes en hablar de tus luchas con una amiga o mujer de confianza que este centrada en Cristo y que tenga madurez en la Palabra de Dios. Según los autores de La batalla de cada mujer joven, una salida eficaz es rendir cuentas.

¿Qué significa rendir cuentas?Tenemos que responderle a otra persona que nos desafíe a mantenernos en el buen camino…dale el permiso para preguntarte cosas personales en la íntimidad de tu cuarto y pensamientos pecaminosos de impureza sexual…esta persona será severa contigo, pero no para juzgarte con dureza, sino para recordarte que uses el buen juicio. El Señor nos creó, sabe lo que sentimos y por lo que pasamos. Aferrémonos a Él.

Ser puro no es hacer lo correcto, es estar limpio adentro para vernos limpios por fuera. Es tener a Jesucristo en nuestros corazones y demostrarlo con nuestras acciones, pensamientos y actitudes. Amén!!!

Refencias de libros:

Pureza 100%, Bill Hughes
La batalla de cada mujer joven, Shannon Ethridge y Stephen Arterburn.

Como hemos vistos en otras entradas al tratar con la Historia de los Bautistas, la Confesión de Fe de 1689 es un resumen doctrinal de las doctrinas creídas por un grupo de iglesias bautistas en Londres en el siglo XVII, y de las cuales descienden los bautistas modernos. Esta confesión es claramente calvinista en su teología.

Ahora bien, al decir que nuestra confesión es “calvinista” debemos definir este término con cuidado; en primer lugar, por los prejuicios que tienen muchos contra todo tipo de definición doctrinal, como si el hecho de acuñar un nombre para señalar una doctrina la convierta de inmediato en doctrina de hombres.
En segundo lugar, por los prejuicios que muchos tienen contra el calvinismo per se, sobre todo con la doctrina de la elección y la expiación limitada; y tercero, porque la palabra misma puede ser legítimamente usada de diversas maneras.
Algunas veces el término “calvinismo” es usado para señalar las enseñanzas de Juan Calvino, sistematizadas en su obra magna: La Institución de la Religión Cristiana.

Otros llaman “calvinismo” a la cosmovisión que produjo la Reforma y que abrazaron los países que fueron mayormente influenciados por el protestantismo. Esta cosmovisión ha dejado marcas permanentes en dichas sociedades, que podemos ver en mayor o menor grado, aun al día de hoy.

Esta cosmovisión no se circunscribe únicamente a la teología, sino que abarca también aspectos éticos, filosóficos, sociales y políticos, y fue una influencia determinante en el nacimiento de la sociedad moderna occidental.

Pero la mayoría de las veces el término “calvinismo” señala el sistema doctrinal confesado por las iglesias reformadas, donde Dios reina soberano tanto en la salvación de los pecadores, como en la vida cristiana y la adoración de Su pueblo.

La raíz de este sistema doctrinal llamado “calvinismo” subyace en una profunda comprensión de la enseñanza bíblica sobre la majestad de Dios, por un lado, y la miseria humana por el otro.

El calvinismo toma en serio lo que la Biblia enseña acerca de Dios, lo que la Biblia enseña acerca del hombre, y nos mueve a actuar en consecuencia. Cuando usemos en esta clase la palabra “calvinismo” es este último significado el que le estamos dando.

Ahora bien, es importante aclarar que este énfasis del calvinismo en la soberanía y centralidad de Dios no fue una invención de Calvino, sino que es el énfasis de las mismas Escrituras. Se le ha llamado “calvinismo” por el impacto tan profundo que tuvo Calvino en la sistematización de estas doctrinas en el siglo XVI.

Pero no fue él el primero que enseñó estas cosas. De hecho, eso podemos percibirlo claramente al leer sus Instituciones. El campeón de la ortodoxia en el siglo V fue sin duda alguna Agustín de Hipona, y su nombre es continuamente citado, tanto en los escritos de Lutero como en los de Calvino.

Así que el calvinismo no es otra cosa que la expresión del cristianismo bíblico llevado a las últimas consecuencias. Spurgeon dijo en cierta ocasión: “La antigua verdad que Calvino predicó, que Agustín predicó, que Pablo predicó, es la verdad que debo predicar hoy, o de lo contrario sería infiel a mi consciencia y a mi Dios”.

Y Benjamín Warfield, uno de los teólogos más brillantes que ha tenido la iglesia de Cristo a lo largo de su historia, dijo lo siguiente: “Aquel que cree en Dios sin reservas y está determinado a que Dios sea Dios en todo su pensamiento, sentimiento y voluntad – en el ámbito completo de las actividades de su vida, intelectuales, morales, espirituales, en todas sus relaciones… sociales y religiosas – es… un calvinista” (Calvin and Augustine; pg. 288-289).

Al hablar de “calvinismo”, entonces, nos referimos a esa perspectiva teocéntrica que debe gobernarnos en todos los aspectos de nuestra vida. Y nuestra Confesión es calvinista, en oposición a otras confesiones que son arminianas.

Jacobo Arminio fue un teólogo neerlandés que se opuso a las enseñanzas de las iglesias reformadas, sobre todo en lo que respecta a la soberanía de Dios en la salvación de los pecadores. Nació en el 1560 y murió en el 1609.

Sus seguidores fueron conocidos como arminianos, y sus puntos de vista llegaron a ser más radicales que los del mismo Arminio. Sus doctrinas pueden ser resumidas en las siguientes proposiciones:

1. la depravación que vino al hombre por causa de la caída no debe describirse como total; el hombre posee aun la habilidad de inclinar su voluntad a fines buenos.
2. Dios elige o reprueba en base a la fe o a la incredulidad preconocida.
3. Cristo murió por todos los hombres y por cada uno de ellos, aunque sólo los creyentes son salvos.
4. La gracia de Dios puede ser resistida.
5. En esta vida es imposible llegar a tener la seguridad de salvación, a excepción de alguna revelación personal.

Algunas de estas doctrinas fueron presentadas en un documento que fue discutido y condenado en un sínodo de teólogos que se llevó a cabo en la ciudad holandesa de Dort y que concluyó el 9 de mayo de 1619 con la aprobación de un documento conocido como Cánones de Dort. Ahora, noten que Calvino ya había muerto muchos años antes de este sínodo.

Allí fueron redactados cinco puntos en respuesta a las doctrinas de los arminianos, que desde entonces han sido conocidos como los cinco puntos del calvinismo:

1. La depravación total del hombre.
2. La elección incondicional.
3. La expiación limitada (o particular).
4. La gracia irresistible.
5. La perseverancia final de los creyentes.

Estos cinco puntos doctrinales son claramente defendidos por la Confesión de Fe Bautista de 1689 como el sistema de doctrina enseñado en las Sagradas Escrituras, como veremos en una entrada posterior.
© Por Sugel Michelén. Todo pensamiento cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Nuestro máximo ejemplo en evangelismo es nuestro Señor Jesucristo, veremos como  Él trató con personas y su condición espiritual.
Marcos 10: 17-22
Dice el verso 17: Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Este hombre que vino a Jesús según los otros relatos de los evangelista revelan que era un líder en la sinagogas (Lc.18:18), era Joven (Mt.19:20) y rico (vv.22)
Este hombre se dirige a Jesús de la siguiente forma: Maestro bueno. Cuando el joven usa la palabra bueno no está reconociendo a Cristo como deidad, el joven simplemente quiso decir que Jesús era un buen maestro y seguramente tenía la vida eterna y él quería saber cómo obtenerla.
Ahora, ¿Cómo sabemos que esto es cierto?. Por la pregunta de Jesús. Pero lo trataremos en un momento.
Observemos lo que le pregunto el joven: ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Este joven pensaba como muchos en la actualidad, que pueden hacer algo por obtener la vida eterna. Ciertamente la  pregunta que  hace es muy buena; ¿qué haré para heredar la vida eterna? Incluso  pudiéramos  aseverar  que su pregunta fue sincera (vv.17)
Querido lector, si alguien te preguntara:  ¿Que haré para obtener la vida eterna?,  ¿Qué le dirías? Inclina tu cabeza y cierras los ojos y repite esta oración…   O ¿le enseñarías las cuatro leyes espirituales para obtener la vida eterna?
Veamos que hizo Jesús ante esta pregunta:  ¿qué haré para heredar la vida eterna? Lo que hizo Jesús aquí, no fue contestar esta pregunta, Jesús ve una deformidad conceptual de lo que es “bueno”, y de quien es intrínsecamente bueno. Por eso Jesús le pregunta: ¿Por qué me llamas bueno?    Lo que está haciendo Jesús es que el joven reflexione acerca de lo que realmente es bueno. Sigue diciendo Jesús: Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios. Con esta declaración no está negando que el mismo es Dios, como  dicen algunas sectas, por el contrario lo estaba afirmando.
Volviendo a la pregunta, también Mateo registra este evento  y la pregunta que hace el joven es la siguiente: ¿qué bien haré para tener la vida eterna? El escritor Mateo registra la palabra “bien” dentro de la pregunta.  Marcos no lo hace, y no es mi propósito explicar estas aparentes diferencias, al final la respuesta de Jesús afirma la interpretación del texto. Este joven tenía un concepto de sí mismo y se consideraba una persona buena, y así veía a Jesús. El pensaba que debía hacer algo bueno, para obtener la vida eterna, aunque ya había hecho muchas cosas buenas. Esto lo comprobamos por los siguientes versículos, porque la compasión de Jesús sobre este hombre era tal, que insistía en hacerle ver su condición pecadora.
Noten,  hasta aquí aún está sin responder la pregunta: ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Siguiendo con el pasaje en el relato de Marcos…
Jesús continúa insistiendo y dice vv. 19: Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.
Note que aquí Jesús cita la segunda parte del decálogo (vigente en la actualidad), todos los mandamientos que tienen que ver con las relaciones humanas, y omite los 4 primeros mandamientos referentes a la relación con Dios.
Ahora,  podría preguntar: ¿Por qué Jesús ante la pregunta: ¿qué haré para heredar la vida eterna? El responde con el decálogo? ¿Con la ley moral de Dios? La escritura enseña que no es por las obras  de la ley que nos salvamos,  Gal. 2:16  sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. , Entonces, ¿por qué le muestra al joven rico si ha guardado los mandamientos? Mateo lo registra de la siguiente forma: “…Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.” Mt.19:17
El Señor Jesús aquí hizo una cita textual de los mandamientos, ¿por qué Jesús no se presento como el Salvador personal? ¿Por qué tanta atención a la ley? La razón es que Jesús entendía la importancia de la ley en el evangelismo. Pablo mismo lo reconoce en sus cartas: Rom 3:20:  ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él, porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
 Este joven se consideraba bueno, el no creía que era malo, que estaba depravado, el refutando  pensaba de sí mismo que era muy bueno. Por eso Jesús inicialmente le dice que Solo bueno hay uno, por eso le presenta la ley.
Nosotros debemos mirar a Jesús como nuestro máximo ejemplo en la evangelización, debemos juzgar lo que estamos predicando de acuerdo a lo que hizo Cristo, no al revés.
La ausencia de la ley de Dios en la evangelización es la causa de muchas desviaciones en la iglesia moderna. Después de todo, ¿Qué es pecado? I Juan 3:4 nos da la respuesta: Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.
Este versículo no se encuentra en el A.T., lo encontramos en el N.T., y es que solamente con la ley se puede traer al descubierto la alimaña del pecado.
Cuando Jesús le dijo los mandamientos a este Joven (vv 19), el respondería: No he cometido adulterio, no he matado a nadie, no he robado, no he hablado mal del prójimo, y he honrado a mis padres.  Por eso entendemos su pregunta, todas estas cosas aparentemente buenas, él las había cumplido según su criterio.
Como este joven no podía entender su pecado, sino entendía  la ley de Dios. Rom 7:7  
En la próxima entrada seguiremos con los versículos siguientes,  y veremos como Jesús finalmente trato con este joven.