Archivos de la categoría ‘Pablo’

Para quienes dicen que la teología reformada es un peligro, dicen lo siguiente: “El peligro de enseñar que la regeneración precede a la fe”. Y aunque ud. No lo crea, en nuestro país, así como en el resto del mundo existen iglesias que creen esto. 
Veamos dos de los versículos más usados para forzar aseverar como cierta y válida tal premisa.
Act 16:30  y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 
Act 16:31  Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Y también usan: Joh 1:12  Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
Veamos el caso del carcelero de Filipos.
Act 16:23  Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. Act 16:24  El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo. Act 16:25  Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.  Act 16:26  Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. Act 16:27  Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. Act 16:28  Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 
Act 16:29  El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; Act 16:30  y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Act 16:31  Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Act 16:32  Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 
Act 16:33  Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Act 16:34  Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
“mandando al carcelero que los guardase con seguridad.” Tan clara fue esta orden que a los guardias no podían estar distraídos, sino concentrados en que los presos estuvieran ahí.
Pero este guardia cumplió muy bien lo que le ordenaron: recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo” Se aseguro tanto que los envió al lugar más seguro de la cárcel, y se aseguro tanto que les encadeno los pies.
Este carcelero había estado presente cuando azotaron injustamente a Pablo y Silas, el había presenciado como a estos hombres se les había azotados sin hacerles un juicio. La ciudad de Filipos era una colonia Romana y por lo tanto las leyes de Roma, decían que para azotar a un hombre debía pasar por un juicio. En el caso de Pablo y Silas, no hubo porque estos hombres violaron la ley existente. El carcelero vio esto, el comprendía las leyes, el estaba viendo el testimonio de Pablo y Silas y como guardaron silencio. Así que aquí comienza a predicar el testimonio de estos cristianos a este carcelero.
Note que el vv. 13 salieron a la oración en día de reposo, aunque la biblia no lo dice, podemos legítimamente decir que era de mañana. Por esto cuando vemos lo que ocurrió en el vv 16: Act 16:16  Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.
Vemos que sucede el  incidente donde Pablo es tomado preso, y podemos decir que era de mañana cuando fue detenido junto con Silas, Ahora note que Timoteo y Lucas estaban con ellos, probablemente no fueron detenidos por no ser “judíos” Esto lo deducimos fácilmente porque estos comerciantes alegan que ellos eran judíos y alborotaban al pueblo, en el vv. 20 “Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad,”
El versículo 25 es la clave para entender los siguientes vv. 30-31. El vv. 25 dice: Act 16:25  Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.
“Pero a medianoche” Desde que Pablo y Silas fueron detenidos, luego azotados, y llevados a la cárcel. Había pasado mucho tiempo. Pero desde que llegaron a la cárcel hasta que llego la media noche, no estuvieron llorando, tristes, desalentados. Dice el que ellos oraban y cantaban. Estos cantos y oración eran escuchados por los presos, dice el texto, pero no solo los presos los oían, los guardias y el carcelero estaban ahí cuidando la cárcel, así que ellos también estaban escuchando los himnos y las oraciones.
Este carcelero y los demás guardias habían visto el testimonio de Pablo y Silas, pero no solo eso, los himnos y oraciones que decían. El testimonio de Pablo y Silas más los himnos y las oraciones fueron como una predicación a este carcelero. Dios obro como en Lidia, la vendedora de purpura y abrió su corazón  para que entendiese el evangelio. Y es así como este carcelero tomo luz y fue temblando hacia ellos. ¿Por qué este carcelero no tomo al resto de los guardias y se acerco con una actitud arrogante como todos los guardias romanos? ¿Por qué los demás presos no hicieron lo mismo que el carcelero haría?
Solo al carcelero fueron abiertos sus ojos (Lc. 4:18,Ef.1:17-19,Jn 16:8) para que viese su condición pecaminosa y en arrepentimiento y fe clamara: Act 16:30  y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
Y es que después de semejante pregunta, solo la puede hacer alguien que haya sido regenerado por el Espíritu Santo y abiertos sus ojos, su entendimiento para recibir el evangelio. Porque para los hombres naturales las cosas espirituales son locura (1 Cor. 2:14). Dice el vv. Act 16:31  Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Entonces el carcelero los llevo a su casa y ahí le enseñaron la palabra.
Cual sería la razón de este texto: Joh 16:8  Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Joh 16:9  De pecado, por cuanto no creen en mí;
El Espíritu Santo vendrá y convencerá al mundo de pecado. ¿Por qué? Por qué se necesita que el Espíritu Santo convenza al mundo de pecado.  El vv. 9 da la respuesta: “por cuanto no creen en mí;”
Pregunta: ¿Cómo dicen quienes nos adversan que el hombre puede creer primero y luego ser regenerado? De que biblia lo sacan.
¿Dónde está el peligro de la teología reformada cuando es completamente bíblica?
Porque la salvación es del hombre o es de Dios. No existen puntos medios.
Vamos a Juan 1. Porque es fácil y sencillo sacar este versículo de su contexto y decir; el hombre primero debe creer y tener fe, y tiene la capacidad que Dios le dio de creer. Cree y serás salvo. Y aunque esta frase en sí misma y decirle eso a un pecador es verdad en un sentido, lo que si no es cierto es que el mismo pecador pueda creer por sí mismo. O darle al pecador la falsa información que puede cuando él quiera creer, solo debe creer.
Veamos el contexto un poco: Joh 1:10  En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. Joh 1:11  A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 
Joh 1:12  Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; Joh 1:13  los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
“En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho;”  La biblia recalca el hecho que  Cristo junto con el Espiritu Santo y el Padre crearon este mundo. Y por eso le pertenece toda la creación. Ahora, en el Sal 2 vemos como el Padre, le dio por heredad a Cristo todas las naciones de la tierra. “Psa 2:8  Pídeme, y te daré por herencia las naciones,   Y como posesión tuya los confines de la tierra.”
La palabra “mundo”  es “kovsmo”  Esta palabra significa o involucra toda la creación, el planeta tierra con sus habitantes y los demás seres vivientes.
“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieronCristo fue rechazado por el puble que humanamente lo recibió, así se cumpliría la promesa del nuevo pacto. El evangelio no sería exclusivo de la nación de Israel, sino que el nuevo Israel sería el espiritual (la iglesia) y esto lo enseño Pablo a los romanos en su carta.
Pero  ahora el  vv. 12 nos dice que habrá un grupo de personas que le recibirán. Pregunta: ¿Cómo habrá personas que le reciban si en el vv. 10  declara que el “kovsmo” no le conoció? El vv. Dice: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre,” Recibir a Cristo involucra muchas cosas, no es un mero rito religioso obtenido por una “oración”, ni tampoco por una sensación extraña. Creer en Cristo no es un entendimiento intelectual de la persona divina encarnada, como los demonios. Creer en Cristo no es decir con tu boca que crees y con tu vida, vivir y practicar el pecado, porque quien practica el pecado no es de Dios. (1 Juan). Alguien que cree en Cristo irá a la iglesia a congregar y alimentarse espiritualmente, alguien que cree en Cristo tendrá vida espiritual y por la tanto la lectura de la biblia le será como un dulce manjar, no un proceso forzado y obligado por un discipulado de “7 pasos al gozo”.
Pero el versículo dice que todo el que le recibe y cree le es dada: dice el texto: “les dio potestad” Cuando alguien nos da potestad de algo, es porque le pertenece dicho derecho y se lo concede a quien quiere. La biblia dice que nosotros somos adoptados por el Padre (Ef.1:5). De Dios es el derecho, no de nosotros. Los niños de la calle que están huérfanos, ellos ¿son los que deciden ir en adopción? O son ¿hombres y mujeres con un hogar estable quienes deciden dar la potestad de constituirlos en hijos legítimos?
“ser hechos hijos de Dios” Ser hijo de Dios no es un pasatiempo, ser hijo de Dios no es un juego. Ser hijo de Dios trae sus deberes y responsabilidades: Hebreos 12 nos dice que todo aquel que Dios recibe por hijo lo disciplina. Esto se cumple por la iglesia, por lo mano misma de Dios. Lo cierto que es que un hombre o mujer que viva en pecado practicándolo, y no sucede nada con él. Hebreos declara que es bastardo y no hijo.
Pero como la gran mayoría de los pastores y maestros de las iglesias en Venezuela, continúan haciendo eisegesis. Ellos se acercan a los textos con su “idea”  con su “prejuicio” y así interpretan.
Ellos dicen: “Los reformados dicen que el hombre no puede creer a menos que sea regenerado” Cuando la biblia dice que el hombre puede creer porque tiene la capacidad. Los textos de la biblia hablan claramente. Juan 1:12 Dice que el hombre puede creer. Vemos el ejemplo del carcelero de Filipos, Pablo le respondió: Cree en el Señor Jesucristo y serás Salvo. Ven que la biblia dice que el hombre si puede creer. (este texto lo explique en su contexto)
Esa es la bandera de los predicadores actuales aquí en Caracas, Venezuela y es resto del mundo.
A nuestros amigos les pregunto ¿acaso el libro de Juan tiene solo un capitulo y doce versículos? O ¿en sus biblias el vv. 13 no aparece?

Veamos que dice este versículo:
13  los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
“Los cuales” ¿Quiénes son estos “cuales”? los que dice en el vv. 12 que recibieron y creyeron y fueron constituidos hijos de Dios. Es clara la conexión de este versículo  con el v.12
“no son engendrados” Según el diccionario de la real Academia engendrar significa: Procrear, propagar la propia especie. Engendrar es procrear, dice el texto: “no son engendrados Las escrituras se aseguran que nosotros como interpretes hagamos exegesis de los texto, sin alterar su significado. ¿Por qué  la biblia dejará claro que los hijos de Dios no son engendrados por cualquiera? Creo que Dios estaba asegurando la información de que los hijos de Él, no los engendra un ritual de oración de 5 minutos, no los engendra un llamado al altar después de la prédica, no los engendra las persuasiones psicológicas de los “ganadores de almas fundamentalistas”. Esto porque habrían hombres que enseñarían (así como aquí en Caracas) que la salvación está en manos de cualquier individuo, y solo tiene que depositar su fe en Cristo. Como si la fe para salvación la puede producir un muerto espiritual.
Los hijos de Dios no son engendrados por tus palabras, no son engendrados por tu exposición, tu elocuencia. Qué triste es ver como las iglesias engañan a los pecadores invitándolos a venir al frente a “recibir a Cristo”. Dice: Ven, alza tu mano, estoy orando por ti, acércate, que uno de los consejeros hablara contigo, solo tomará cinco minutos”  Que tristeza es ver cómo han reducido el evangelio a simpleza, mal barateando las  buenas nuevas que Cristo dio a su pueblo para que predicase la verdad de las escrituras; no lo que tú piensas y te han enseñado (siguiendo la tradición, como Roma) durante años. Alegando: “así me lo enseño mi pastor, así lo creo”. Y lo que enseñaron los Apóstoles? Lo que enseñaron los hombres del pasado?
Pero gloria a Dios que su palabra es verdad, dice el texto: de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón,” Este vv. Nos enseña que no son los hombres los que salvan, ni producen fe, no son los hombres lo que deciden por Cristo. Es Cristo quien decide a quien le da la potestad de ser su hijo. No creas que por nacer en una iglesia y tener padres cristianos, te garantiza el cielo, porque no es por voluntad de varón.
Como alguien puede decir: “Lo importante es que prediquemos a Cristo y ganemos almas” Yo le pregunto a este grupo de personas que dicen eso. Tú cuando sales a evangelizar todos los sábados crees que ganaras almas por tu buena verborrea, yo en cambio cuando evangelizo (todos los días), estoy consciente que la salvación no depende de mí, de lo que haga, no depende si está lloviendo, o a hace sol, no depende si la persona se ve muy molesta para acercarnos y predicarle. Porque yo creo que Dios es quien salva y no importa las circunstancias, si el Padre decidió salvarle, nada lo cambiara.
“sino de Dios.” Todos los creyentes son salvos porque Dios los engendra, no porque tú los convenzas. Dios tiene los hijos que desea, Dios tiene los hijos que quiere, el en su soberanía lo decide, y ¿quién eres tú para altercar contra Dios? Recuerdan el ejemplo de Nicodemo, cuando Dios le dice que debe nacer de nuevo. ¿Qué pensó este maestro? Como puedo volver a vientre de mi madre y volver a nacer. Pero Dios ahí nos estaba dejando expresado claramente que: que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Joh 3:6  Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es. Joh 3:7  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
Cristo  cuando predico tenia esto claro. Te pregunto, tienes esta doctrina clara en tu mente. O dices a tu necio corazón: no importa lo que crea, importa ´predicar a Cristo. Bueno, no estás predicando el mismo evangelio que predico Cristo. Estas predicando tu evangelio tradicionalista aprendido hace unos años atrás y crees que nosotros los de la fe reformada estamos mal.
Bueno mi estimado lector que  NO simpatizas con la doctrina reformada, déjame decirte que las personas que creían como tú, en el pasado fueron catalogados herejes y condenados.
Para que un hombre pueda tener fe, y venir a Cristo en arrepentimiento, debe ser regenerado por el E.S. y al darle vida (es nacido por voluntad de Dios) entonces irá a corriendo temblando  como el carcelero de Filipos, y dirá: ¿Cómo puedo hacer para ser salvo?

Anuncios

B

 “Nosotros no convertimos las declaraciones en verdaderas o falsas por afirmarlas o negarlas. Ellas tienen verdad o falsedad sin considerar lo que nosotros pensemos, cuáles opiniones sostengamos o cuáles juicios hagamos” (Mortimer J. Adler)
La epistemología es el estudio de cómo se obtiene el conocimiento humano. Este concepto es necesario para el estudio de la apologética. En nuestro contexto deseo dejarle algunos conceptos y principios fundamentales para dar una defensa intelectual de las afirmaciones de la verdadera fe cristiana.
En consecuencia, nos podemos hacer la siguiente pregunta: ¿Qué principios son necesarios para hacer posible el conocimiento?
Estos principios que veremos son asumidos por las Escrituras, pero rechazado por Ateos, Apóstatas y Falsos Maestros.  Recuerden que estos principios no deben ser dejados de lado, si alguien no los acepta, sencillamente no valdría la pena discutir, porque un debate debe ser coherente, lógico y entendible. Pero muchas veces nos toparemos con amigos que no respetarán los principios básicos de la ciencia abalados en las escrituras.
El primero  es:la ley de la no contradicción”. Lo podemos resumir en la siguiente premisa: “A no pude ser A y no ser A al mismo tiempo y en el mismo sentido o relación” La biblia asume esta posición. Podemos entenderlo de una manera más sencilla: Si afirmamos algo, debemos negar su opuesto. Veamos 1 Juan 2:22
1Jo 2:22  ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.
Note que quien niega  al Padre y al Hijo es el anticristo. Claramente la ley de la no contradicción es asumida por las escrituras: Quienes dicen estar a favor de Cristo, no pueden estar a favor y en contra  al mismo tiempo y en el mismo sentido.
Si  creo que la salvación la provee Dios y solo le pertenece a Él, entonces no puedo aceptar que alguien me diga: “la salvación depende del hombre”.  Si acepto una premisa como válida y cierta, entonces su opuesto debo negarlo.
Otros serían más asados en decir: “la salvación depende de Dios, pero el hombre tiene su parte”. Esto también  sería una contradicción, porque al decir que la salvación depende de Dios, no puedes decir (contradiciéndote) que el hombre tiene su parte, y como tiene una parte el hombre, finalmente  no depende de Dios la salvación.  Ven el punto, la salvación es de Dios o es del hombre, pero al afirmar una, debes negar la otra. Las escrituras no se contradicen, como algunos pretenden decir y enseñar.
El segundo principio es: “La ley de la casualidad”. ¿Se encuentra en las escrituras?  Bueno podemos decir que cada vez que un milagro es narrado en las escrituras es asumido que “todo efecto tiene una causa” (no mal interprete esta ley como lo han hecho los filósofos del pasado al decir: “todo tiene que tener una causa” esta es una mala interpretación)
Veamos esto en las escrituras:
Joh 3:2  Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.
Usando su razón Nicodemo asumía la existencia de una causa sobrenatural, divina, detrás de las obras que Jesús hacia. La ley de la casualidad es asumida en esta declaración. Porque si no es así, entonces cualquier cosa, puede causar cualquier cosa. O peor aún,  cualquier acontecimiento puede suceder sin ninguna causa.  De ser así, ni la creación, ni la resurrección tendría sentido ni validez. Como sabemos que el mundo fue Creado, por una Causa Divina; Dios.
¿Quién eligió a quien? ¿Es el hombre quien “decide” escoger venir a Dios, o es Dios quien escoge al hombre? Una premisa es falsa y la otra cierta. ¿La causa por la cual el hombre es salvo, la encontramos en Dios o en el mismo hombre?  Veamos que  algún texto: Joh 15:16  No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.
Cuál es la conclusión lógica del texto: Dios nos eligió, entonces lo contrario no es posible (la ley de la no contradicción), y Dios es la causa de nuestra salvación (ley de la casualidad). 
Pablo citando dos Salmos, les dice a los Romanos: Rom 3:10  Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; Rom 3:11  No hay quien entienda,  No hay quien busque a Dios. Rom 3:12  Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;  No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.(B)
Este versículo sencillo de entender, nos dice que el hombre no puede buscar a Dios, por lo tanto podemos concluir que el hombre en sí mismo no es la causa de su salvación; porque no le busca, no le entiende, etc. 
Finalmente, Pablo citando a un filósofo estoico Epiménides: Act 17:28  Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.
“En el nos movemos” vemos como Pablo asume que nada se mueve en el universo sin la providencia e Dios. La ley de la casualidad.
Dios les guarde.


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

Has leído Tu una carta Dirigida a otra persona?
De una manera u otra pienso que todos lo hemos hecho. Hay diferentes contextos para eso. Aunque normalmente no es apropiado, no es correcto si una carta está escrita a otros, nosotros abrirla y leerla como si fuera para nosotros. Es cierto que después el destinatario nos permita leer  y compartir algo de la carta y en tal caso es correcto para nosotros hacerlo.
Más extraño seria ir por la playa y encontrarnos una carta del siglo pasado y que está dirigida a nosotros. Abrimos la carta y la encontramos con nuestro nombre y con cosas relevantes para nosotros.
Algo así es lo que nos muestra la Carta de los Filipenses, es nuestra intención empezar a estudiar esta carta bajo la guía del Espíritu Santo y tener beneficios para nosotros, pero reconocemos que esta carta no fue dirigida primariamente para nosotros.
Que es una Epístola? Es una carta larga formal e instructiva.
Los Filipenses enviaron a Epafrodito a Roma para llevar una ofrenda a Apóstol Pablo, Epafrodito de regreso a Filipos lleva consigo una carta escrita por Pablo hacia ellos.
Phi 4:18  Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante,(C) sacrificio acepto, agradable a Dios.
En esta ocasión veamos solo dos cosas para introducir nuestro estudio a la carta de los Filipenses.
1.      Como llego el Evangelio a Filipos
2.      La Ocasión en que Pablo escribe esta carta a los Filipenses.
¿Cómo llego el Evangelio a Filipos?
Cuando ellos regresan de este primer viaje misionero, Pablo le sugiere a Bernabé visitar las ciudades por donde se había predicado el evangelio, para ver cómo estaban los hnos.
Y es aquí donde ocurre el desacuerdo, sobre llevar a Juan Marcos con ellos, o no. Entonces se separan Bernabé, tomando a Juan Marcos, para irse a Chipre, y Pablo toma a Silas quien se había quedado en Antioquía después de llevar la carta enviada por los apóstoles en el concilio de Jerusalén.
1Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; Act 16:2  y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. Act 16:3  Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego.
Aquí va Pablo, va Silas y va Timoteo. Aparentemente tenían el deseo de predicar el evangelio en Asia, o lo que conocemos como Asia menor, pero narra Lucas que el Espíritu se los prohibió. Luego llegan a Misia e intentan predicar a Bitinia, que si mal no recuerdo está en una dirección contraria a la Ciudad de Filipos, se nos dice que el Espíritu no se lo permitió.
De Misia llegan a Troas, que es donde pablo tiene una visión del hombre macedonio pidiendo ayuda, Hechos 16:6
Filipenses era muy importante ser Ciudadano Romano. Probablemente es que Pablo les dice en Fil 3:20
Phi 3:20  Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;
Cuando Policarpo escribió una Carta a los Filipenses, también les escribió en estos términos, era algo que se enfatizaba porque era importante trasmitir la realidad de ser un ciudadano de Reino de Dios.
¿Cómo llego a tener el aposto Pablo una relación con los Filipenses que le llevo a escribir una carta de esta naturaleza?
1.      LA CONVERSION DE LIDIA Hc. 16:13
2.      LA LIBERACION DE MUJER ENDEMONIADA 16:16-25
3.      Y LA CONVERSION DEL CARCELERO DE FILIPOS Hc.  16:26-36
Tres eventos que marcan como Dios fundo una iglesia en aquel lugar.
Lucas no solo enfatiza el poder de Espíritu en llevarles a Macedonia, sino lo eficaz de la predicación del evangelio en Filipos.
Nos dice Hendricksen: La epístola a los Filipenses es la carta mas personal de todas las cartas que el apóstol Pablo escribió, esta misma característica se puede notar en I Corintio, II Tesalonicenses, Filemón, pero en ninguna de ellas podemos ver la personalidad de Pablo derramando su corazón sobre aquellos que ama profundamente  cómo en esta epístola.
2.EN QUE OCASIÓN  en  que ESCRIBE PABLO LA EPISTOLA A LOS FILIPENSES:
El apóstol enfermo y seguramente Epafrodito por el contacto con el, también enfermo casi hasta la muerte. 2:27
Pablo está encarcelado en medio de una tribulación y se los deja saber en el cap 1. El les dice no se preocupen por mi.
Esta carta no fue escrita por una crisis especial, como por ejemplo lo que lo movió a escribir Gálatas, o II Corintios, es  más bien una carta inspirada en amor por motivos de amistad.
Cuando el escribe del contentamiento, debemos recordar que el estaba preso.
Aplicaciones:
1.      Si queremos ver la obra del Espíritu bendecir nuestros esfuerzos debemos ser sensibles a la voz del Espíritu.
a.      Es nuestra responsabilidad cultivar  la Soberanía del Espíritu Santo en todas las cosas.
2.      Estaban comprometidos a la obediencia completa de conservar los frutos del Evangelio.
3.      La importancia de Filipos;
a.      Fue el primer lugar donde llego el evangelio a Europa.
b.      Que aplicación tiene esto para nuestras vidas?
                                                              i.      La aplicación es Clara: El Señor guio las cosas,  el evangelio llego a nosotros por Europa.
4.      Tenemos una visión como la del apóstol Pablo.
a.      Debemos procurar la expansión del reino de Dios.