Archivos de la categoría ‘Felicdad’

Conversando esta semana con una buena amiga de la infancia, me comentaba lo que hacía en la actualidad, pero que le faltaba algo para ser realmente feliz. Le pregunte ¿qué era eso que le faltaba? Ella me dijo: “Casarme”. Yo le dije que ya tenía una razón para no casarse, o por lo menos por ahora, porque has creído una de las mentiras que el sistema de este mundo le vende a las personas.  Y sería dañino que se casa en esas condiciones.
Nosotros como cristianos y como predicadores de la biblia, debemos enseñar todo el consejo de Dios, y en las escrituras encontramos regulaciones, mandatos y exhortaciones en cuanto al tema de del cortejo (o noviazgo), y matrimonio.
Lo que haremos será responder la siguiente pregunta: ¿Necesito casarme para ser feliz?
Lo que narra génesis Cap. 3, no es más que un  ataque no solo contra Dios y dos personas, sino contra la institución misma del matrimonio. Y es que la lucha que se libró en Edén, y el engaño que Satanás le vendió a Eva, lo sigue haciendo en la actualidad, pero con más astucia.
Ahora,  Satanás  no solo logra engañar a los esposos para que tomen roles distintos a los que las escrituras dicen. Sino que se dirige a los jóvenes para que tomen decisiones incorrectas y se casen con motivos incorrectos. Sin embargo, cuando la felicidad está basada en tus términos, es una terrible limitación que terminará en una gran alegría vacía.
La falta de gozo es el terrible resultado de llevar la vida en tus términos.
El apóstol Pablo nos enseño a estar siempre gozosos aún en medio de nuestras carencias. Veamos lo que dice en Filipenses 4:12-13
Phi 4:12  Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Phi 4:13  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
El estar gozoso (a) se aprende, no se compra en una tienda, es en la universidad de la vida que se aprender a estar gozoso. Cuando ocurre una desilusión en tu vida, es una oportunidad para practicar el gozo cristiano y ser feliz en la tierra, mientras esperamos la venida de nuestro Señor Jesucristo.
Cuando nos acercamos al matrimonio debemos estar claros que el propósito principal no es hacer feliz al cónyuge, el propósito principal es glorificar a Dios. Este mismo propósito es el que tienen los solteros, los viudos (a), y debe ser el motivo principal que mueva nuestras vidas.
Todas las cosas creadas que existen son para Dios, Pablo nos recuerda eso; Rom 11:36  Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. 
Si en las cosas más sencillas debemos glorificarle, cuanto más en las  “complejas”. Pablo escribiendo a los Corintios les recuerda eso:  1Co 10:31  Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.
Pablo tenía claro en su vida que la meta principal del hombre es darle la gloria a Dios. En tus estudios, trabajo, diversión, posesiones, en tu matrimonio y demás áreas de tu vida.
La verdad es que Dios ha prometido suplir todas nuestras necesidades, y si Él considera que un hombre puede hacer que le glorifiques entonces te traerá un esposo.
La verdadera felicidad no se encuentra en ( o fuera del) matrimonio, en ninguna relación humana se encuentra la felicidad. El verdadero gozo solo se encuentra en Jesucristo.
La verdad es que el contentamiento no radica en tener todo lo que deseamos, sino en decidir estar satisfechos con la provisión de Dios. Las personas que insisten en hacer su propia voluntad terminan casi siempre en aflicciones, en cambio, los que esperan en el Señor siempre obtienen lo mejor de Él.
Anuncios